Compresión del motor

Comprender el concepto de compresión en el motor es fundamental para tomar decisiones informadas sobre el mantenimiento y la potenciación del corazón de nuestro coche. En este artículo, exploraremos qué es la compresión del motor, su importancia en el ciclo de combustión y las posibles averías que puede ocasionar una baja compresión.

¿Qué es la compresión del motor? ¿Y la relación de compresión?

La compresión en el motor es un proceso vital en los motores de combustión interna, ya sean de gasolina o diésel. Consiste en reducir el volumen del aire y la mezcla de combustible en la cámara de combustión antes de la ignición. Este proceso es esencial en el ciclo de combustión y afecta directamente a la potencia, eficiencia y durabilidad del motor.

La relación de compresión es un factor determinante en el rendimiento del motor. Se refiere a la diferencia de volumen entre la mezcla de aire/combustible cuando se comprime en la cámara de combustión y cuando se expande tras la combustión. Una alta relación de compresión suele traducirse en un mayor rendimiento y eficiencia, pero puede requerir un combustible de mayor octanaje.

¿Qué es el octanaje? ¿Qué relación tiene con la compresión?

El octanaje es el índice que indica la resistencia del combustible a la detonación. Cuanto mayor sea el octanaje, más presión puede soportar el combustible sin detonar. Los motores de alta compresión requieren combustibles con un octanaje más alto para evitar la detonación prematura y garantizar un funcionamiento óptimo.

En el caso de los motores diésel, donde las relaciones de compresión pueden ser significativamente más altas que en los motores de gasolina, se debe considerar el cetanaje. El cetanaje determina el tiempo que tarda el gasoil en detonar tras la combustión, generalmente entre 50 y 51.

Recuerda que utilizar el octanaje correcto puede marcar la diferencia entre un motor que funciona de manera óptima y uno que experimenta problemas de falta de compresión.

¿Cómo se mide la compresión del motor?

La medición de la compresión en un motor es un procedimiento esencial para evaluar su estado. Se realiza utilizando un manómetro que mide la presión del aire comprimido en la cámara de combustión durante la fase de compresión. Conocer la compresión del motor permite detectar posibles problemas y tomar las medidas necesarias para su corrección.

Para medir la compresión del motor hay que seguir los siguientes pasos:

  • Consigue un manómetro: Adquiere un manómetro en tiendas de accesorios para automóviles, asegurándote de que esté en buenas condiciones.
  • Prepara el coche para la medición: Arranca el vehículo y déjalo calentar hasta que alcance la temperatura habitual de funcionamiento.
  • Apaga el motor y desconecta los cables: Una vez el motor esté caliente, apágalo y desconecta los cables de las bujías siguiendo el orden adecuado.
  • Conecta el manómetro a la culata: Acopla la punta del manómetro en la culata donde se inserta la bujía y verifica que la boquilla tape completamente el orificio de la bujía.
  • Vuelve a arrancar el coche: Enciende el motor y acelera brevemente para permitir que se mida la compresión, luego apaga el motor y repite el proceso con cada bujía.
  • Verifica la medición: Las bujías deben tener la misma presión, que debería estar dentro del rango indicado por el fabricante del vehículo.
  • Acude a un profesional si es necesario: Dependiendo de los resultados, podrían ser necesarias reparaciones o ajustes para restaurar la compresión adecuada en el motor.

Ciclo Otto y Diésel: Diferencias en los procesos de compresión

Los motores de gasolina y diésel siguen diferentes ciclos de compresión, cada uno con sus propias características. 

El Ciclo Otto o Gasolina: Este ciclo, conocido por su suavidad y respuesta rápida en el acelerador, se caracteriza por:

  • Compresión moderada: La mezcla de aire y gasolina se comprime en la cámara de combustión con una relación moderada, generalmente entre 8:1 y 12:1.
  • Encendido por chispa: La compresión es seguida por la chispa de la bujía, que enciende la mezcla y genera la potencia.
  • Aplicación común: Este ciclo es apto para automóviles convencionales o utilitarios.

El Ciclo Diésel: En contraste, el ciclo Diésel se distingue por:

  • Compresión significativamente más alta: El aire se comprime a una relación mucho más alta que en el ciclo Otto, generalmente entre 15:1 y 23:1.
  • Encendido por compresión: El combustible se inyecta en el aire comprimido y se enciende por la presión resultante, sin necesidad de bujías.
  • Mayor eficiencia: Esta alta compresión aumenta la eficiencia térmica y el par motor, especialmente a bajas revoluciones.

Comprender estas diferencias es fundamental para entender cómo funcionan estos motores y cómo varían en eficiencia y rendimiento.

Conclusión

La compresión del motor es un aspecto crucial en el funcionamiento de los motores de combustión interna. Entender su importancia, medirla correctamente y mantenerla en niveles óptimos es esencial para garantizar un rendimiento óptimo y una vida útil prolongada del motor.