12 malos hábitos que son un riesgo para los conductores

Cuando nos ponemos al volante diariamente, y de manera casi sistemática, es fácil olvidarse de algunas normas básicas de conducción y adoptar malas costumbres o vicios que suponen un riesgo para la seguridad propia y la de los demás usuarios.

Juan Ignacio Serena, jefe de sección del Área de Formación Vial de la DGT, señala en este artículo publicado en la revista digital del mencionado organismo, que muchos de estos comportamientos inadecuados suelen ser realizados de forma inconsciente y sin tener en cuenta las consecuencias que podrían ocasionar. 

A continuación, recogemos 12 malos hábitos que tienes que evitar a la hora de conducir:

1. Conducir con una mano

Soltar el volante para apoyar el codo en la ventanilla o dejar una mano sobre el cambio de marchas es una práctica común entre conductores experimentados. Sin embargo, esta acción compromete la capacidad de maniobra y reacción en situaciones de emergencia. Se recomienda sujetar el volante con ambas manos en la posición adecuada para garantizar un control óptimo del vehículo.

¿Sabías que según datos de la DGT, el 40% de los accidentes de tráfico se producen por distracciones al volante, como una posición incorrecta de las manos?

2. Circular por el carril izquierdo

Conducir por el carril central o izquierdo sin motivo puede entorpecer el flujo de tráfico y provocar situaciones de riesgo. La normativa establece que estos carriles deben utilizarse únicamente para adelantar, por lo que debemos de mantenernos en el carril derecho siempre que conduzcamos en condiciones normales.

¡Dato importante! El 60% de los conductores admite haberse encontrado con situaciones de riesgo por aquellos que ocupan incorrectamente el carril izquierdo.

3. Mal uso del embrague

¿Alguna vez has presionado el pedal de embrague demasiado pronto justo antes de un semáforo en rojo o de una señal de stop? ¡Mucho OJO! Avanzar en ‘punto muerto’ podría provocar una pérdida de tracción y ser muy arriesgado, pues en algunos casos el control del vehículo puede perderse en su totalidad. Además, esta práctica también ocasiona un mayor desgaste del sistema de frenado. En estas situaciones, lo más adecuado es:

  • Disminuir la velocidad levantando el pie del acelerador, permitiendo que el vehículo avance por inercia.
  • Aplicar el freno suavemente.
  • Reducir a marchas más cortas, siempre manteniendo una marcha engranada.

Es esencial utilizar el pedal de embrague de manera suave y gradual al cambiar de marcha.

4. mal uso de los frenos

Frenar en exceso dentro de las curvas o intensamente justo antes de detener el vehículo, son comportamientos que aumentan potencialmente el riesgo de accidentes. Por este motivo, te recomendamos utilizar el freno con suavidad y aplicar la presión necesaria en cada situación.

5. Zigzaguear entre carriles

Cambiar de carril de forma brusca y sin señalizar aumenta el riesgo de colisiones y crea situaciones de peligro para otros conductores. Este comportamiento, más habitual en motoristas que en conductores de turismos, es muy peligroso y representa el 15% de los accidentes de tráfico que se producen por maniobras indebidas de cambio de carril.

6. No prestar atención a los peatones

Los pasos de peatones son zonas de riesgo donde los conductores deben extremar la precaución. No anticiparse ni observar a tu alrededor antes de sobrepasar la correspondiente señalización, detenerse sobre el paso de cebra o circular a una velocidad inadecuada, son comportamientos peligrosos que pueden resultar en accidentes graves.

En 2022, se registraron 11.500 siniestros con peatones implicados en vías urbanas, con 213 personas fallecidas y más de 1,400 hospitalizadas con heridas graves. Recuerda que el peatón es siempre el usuario más vulnerable, por lo que es imprescindible estar alerta en aquellas zonas donde sea más intenso el tránsito de personas.

7. No respetar la distancia de seguridad

Mantener una distancia adecuada entre vehículos es fundamental para evitar colisiones en cadena. La separación mínima recomendada es de dos segundos respecto a un punto fijo en la vía. ¿Sabías que en 2023 hubo 117 fallecidos por colisiones traseras y múltiples? La causa principal de estos accidentes fue la falta de distancia de seguridad entre vehículos.

8. Uso excesivo del claxón

El uso innecesario del claxon puede generar estrés y aumentar la tensión de otros conductores que se encuentren circulando por la misma carretera que tú. Por ello, se recomienda hacer uso de este dispositivo únicamente en situaciones de emergencia o para evitar accidentes.

¡No lo olvides! El 10% de los conductores admite haber utilizado el claxon de forma inadecuada en los últimos 6 meses. Trata de llevar a cabo una conducción relajada y de no poner nerviosos a los demás usuarios de la vía.

9. nO REVISAR LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS

No comprobar periódicamente la presión de los neumáticos puede afectar negativamente a la estabilidad y la seguridad del vehículo. Este mal hábito, a pesar de que puede evitarse fácilmente, tiene una relación directa con la siniestralidad ya que, como hemos comentado en diversas ocasiones, las ruedas son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera.

Actualmente, aproximadamente el 5% de los accidentes de tráfico están relacionados con problemas en los neumáticos, siendo la presión incorrecta uno de los problemas más comunes.

10. Manipular el teléfono móvil mientras conduces

El uso del teléfono móvil durante la conducción es una de las principales causas de distracción al volante y aumenta el riesgo de accidente.

Las distracciones están presentes en el 30% de los siniestros mortales y, aproximadamente, uno de cada cinco conductores reconoce haber utilizado el teléfono móvil mientras conducía.

11. No ponerse el cinturón de seguridad

El cinturón de seguridad es un elemento fundamental para la protección de los ocupantes del vehículo en caso de accidente. que puede llegar a salvar más de 100.000 vidas al año. En 2023, 139 personas fallecieron en siniestros viales en carretera por no hacer uso del cinturón de seguridad o un sistema de retención adecuado.

En Motores BM Fernández vendemos cinturones de seguridad de Audi, Mercedes y otras marcas.

12. No utilizar los intermitentes

No utilizar los intermitentes o hacerlo de manera incorrecta puede causar accidentes en carretera. Dada la evidencia de lo anterior, es importante señalizar siempre y de manera adecuada todas y cada una de las maniobras que vayamos a realizar para advertir a otros conductores de nuestras intenciones y evitar potenciales situaciones de riesgo.

Conclusión

Por último, y sobre todo si eres de los que se ha sentido identificado al leer los principales malos hábitos de los conductores españoles, quizás te interese reflexionar y mejorar tus hábitos a la hora de conducir. ¡Tener unos buenos hábitos de conducción te protegen a ti y al resto de conductores!